Gratificación de Navidad: ¿Qué hacer con este ingreso extra en un año de pandemia?


Gratificación de Navidad: ¿Qué hacer con este ingreso extra en un año de pandemia?

Viernes 04 de Diciembre del 2020


La gratificación es el derecho laboral a recibir un pago adicional, en julio y diciembre, al sueldo que los trabajadores cobran mensualmente. Según lo establecido por la ley, el pago de la segunda gratificación del año se realiza durante la primera quincena de diciembre. Así, este 2020, el plazo máximo para que las empresas privadas depositen la gratificación de diciembre es el próximo martes 15.


“Se debe pagar la gratificación de Navidad a los trabajadores sujetos al régimen laboral de la actividad privada; es decir, los que se rigen por el Decreto Legislativo 728. Aplica tanto para los contratados a plazo indefinido, fijo o parcial; incluso si su jornada laboral es de menos de 4 horas diarias”, explica Andrea Valencia, gerente de Captaciones, Seguros y Marketing de Financiera Confianza.


Es importante tener presente que el pago no es igual para todos los trabajadores. Quienes laboran en grandes y medianas empresas tienen derecho a una gratificación completa que equivale a un sueldo mensual libre de descuentos; mientras que quienes trabajan para pequeñas empresas deben recibir el equivalente a medio sueldo, de acuerdo a la ley 28015.


¿Qué hacer con la gratificación de Navidad?

Para Valencia, incluso en un año normal todo ingreso extra debería utilizarse para amortizar o cancelar deudas. Y en un contexto tan desafiente como el del 2020 con el impacto económico de la pandemia del covid-19, este consejo cobra todavía más importancia.


“Es importante priorizar el pago de deudas, sobre todo aquellas que tienen las tasas más altas, como las de tarjetas de crédito. También es recomendable hacer aportes a capital de créditos grandes porque eso permite reducir el plazo o el monto de las cuotas mensuales”, recomienda la ejecutiva de Financiera Confianza, especialmente a quienes se han visto obligados a reprogramar sus créditos debido a la paralización de la actividad económica del país durante la cuarentena.


En caso de que una persona no tenga deudas, Valencia recomienda empezar a ahorrar o incrementar los ahorros con los que ya se cuente.


“Están por supuesto las cuentas de ahorro pero hay otros productos en el sistema financiero que ofrecen mejores condiciones. Por ejemplo, los depósitos a plazo fijo y los fondos mutuos son alternativas que se pueden evaluar para encontrar la que mejor se ajuste al perfil de riesgo de cada persona”, explica. “La actividad económica del país ya está en una senda de recuperación, pero si algo nos ha enseñado el 2020 es que siempre debemos tener un “colchón” financiero que nos permita hacer frente a imprevistos”, agrega.


Además, la ejecutiva de Financiera Confianza aconseja poner una meta específica para que sea más sencillo motivarse a ahorrar no solo la gratificación sino a lo largo del 2021. “Ayuda mucho plantearse una meta específica. Por ejemplo, ahorrar para la cuota inicial de una vivienda, que se adquiera a futuro tomando un crédito hipotecario, es una manera de ahorrar en activos fijos, lo cual sí que es inversión”, explica Valencia.


Diciembre suele ser un mes de mucho consumo y las familias celebran las fiestas de fin de año con alegría y generosidad. “Pero no debemos olvidar la importancia de tomar siempre decisiones financieras con una visión que vaya más allá del corto plazo”, insiste la ejecutiva de Financiera Confianza. “Lo ideal es tener un plan de gastos y reservar sí o sí una parte de la gratificación para afrontar cualquier eventualidad o imprevisto que pueda surgir en el camino”, agrega Valencia.



Financiera Confianza: una entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA